viernes, 12 de octubre de 2018

Mi Amiga de Facebook


Ella insistió tanto que no podía negarme. Debo reconocer que también tenía ganas de verla en persona. Todas las noches compartimos nuestros gustos, y nos reímos de los mismos chistes.
Seis meses desde que la sumé a mis amigos; ella es una de esas personas entretenidas con la que puedes chatear sin aburrirte.


Luce bonita en sus fotografías, es educada, inteligente y con una bella sonrisa. Su aspecto me es irrelevante; tengo pareja y me siento feliz, pero me agrada poder contar mis sucesos cotidianos a alguien  fuera de mi ámbito. Como a todos los que usan las redes me pone de excelente humor, tener un desconocido del otro lado; para relatarle mis logros y problemas. Un desconocido que demuestre interés  en mis insignificantes acciones. La mínima conversación con ella siempre me hace sentir mejor.

Y ahí está, ya la veo acercarse. Esbelta, bien vestida camina con una paso alegre y me sonríe.
Sí, es ella de carne y hueso. Mi amiga de Facebook. 


Escuchar su voz me estremece y mentalmente me repito: Le hablaré de mi novia para que no piense que tengo un interés amoroso con ella. 
Y ella, despreocupada se ríe mientras conversa conmigo. Tiene una risa deliciosa, una boca casi comestible.
Yo quiero a mi novia. Yo quiero a mi novia, lo tengo grabado en mi mente y en mi corazón. 
¿En mi corazón? Ahí se guardan también mis conversaciones con una desconocida que ya no lo es.
Me pregunta a dónde podemos ir, me aclara que cualquier lugar estaría bien para ella. Casi sin pensarlo respondo:

 -¡Vamos a mi casa para que veas mis discos!

Ella acepta y me siento feliz como un niño. Yo quiero mucho a mi novia, es agradable, me tiene paciencia, es simpática, bonita y no es celosa.
Llegamos a casa. Mi amiga se sienta en un sillón verde que está contra la pared. Sé perfectamente cuáles son sus gustos; hablamos de tantas cosas distintas cada noche. Reconozco que es un alivio hablar con ella, después de un día agotador. La veo conectada y me siento mejor.
Voy a la cocina a preparar café, y sin querer pienso que su piel huele deliciosa, acaramelada...casi comestible. Imagino su sabor en mi lengua.
Me permitiría tocarla estoy seguro. Seguro que le gusto, pero no puedo hacerlo. Si quisiera podría acariciarla y ella no se molestaría.No debo.
Regreso con el café. Mi amiga no está en el sillón. 
La llamo, ¿tal vez fue al patio? Le gustan mucho las plantas.
No está. Se marchó sin decir nada. Se asustó al verse sola conmigo.
Voy a la puerta, sigue cerrada con llave y la llave está en mi bolsillo.
Otro lugar donde puede ir es... a mi habitación.
 La llamo nuevamente, y no contesta. Mi habitación, mi cama, su risa, su piel...nosotros.
 Yo quiero a mi novia me repito, pero me gusta la risa de mi amiga de Facebook, me gusta contarle cada noche sobre mí, contarle lo que hice.  ¡Yo quiero tenerla! declara mi mente sin que me dé cuenta.
 Voy a mi cuarto y ella tampoco se encuentra ahí. 
¡El baño! ¡Pero qué estúpido! Seguro fue al baño.
Golpeo la puerta, no responde y no me queda otra opción que abrir.


Y ahí estaba...

Su cabeza, atada por el cabello, cuelga del grifo. 
Su cuerpo yace apoyado contra el inodoro. 
El hueco, dejado por la cercenada cabeza, derrama sangre como un estrecho manantial y corre por sus hombros trazando un camino bermellón que se desliza lentamente por su escote.
Sobre ella hay una nota. Un papel manchado de rojo que dice:

“Mi vida tu sabes que no soy celosa, puedes agregar en Facebook a todas las chicas que quieras. Pero conocerlas personalmente, eso no. 
Te veo luego y no te preocupes limpiaré más tarde el desorden del baño.
Tú mi amor sonríe que me gusta mucho cuando sonríes.” 

Autor: Adriana Cloudy


Muchas gracias Adriana Cloudy por colaborar con Plegarias en la Noche con uno de tus cuentos de terror 👻

18 comentarios:

  1. Un brillante relato, pobre chica de facebook.
    Y que terrible resultó la novia, que nefasta. Si el protagonista tiene algo de voluntad propia, podría denunciarla. ¿Que mal hizo esa pobre chica?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Demiurgo, jajaja no hay que poner a prueba las novias que dicen que no son celosas e,é

      Un beso

      Eliminar
  2. ¡¡muy bueno!! lo leí con mucho interés de un tirón. ¡hasta me lo creí! jajajajaja.

    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Draco, jajaja es que a veces la realidad supera a la ficción, todo puede suceder >_<

      Un beso

      Eliminar
  3. Imaginaba que pasaría algo así, pero me gustó como se fueron desarrollando las cosas. El texto es atrapante y atractivo, así que felicitaciones para Adriana.
    Pienso que quizás faltó más comunicación entre el chico y su novia, quizás ella lo espió y se sintió traicionada, aún así no justifica los hechos, claro está.

    Interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola linda, seguramente lo espió y el chico no la conocía del todo a su novia, solo se quedo con la idea que ella no era celosa e,e.

      Un besote

      Eliminar
  4. ¡Oh! Cuán estremecedoras pueden ser unas pocas palabras bien utilizadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María :D la verdad que si y que bueno que te haya gustado el cuento.

      Un besote

      Eliminar
  5. Me encantó recorrer tu relato. Pocas mujeres novias no son celosas, en él, ella es de las que no admite que otras se acerquen a lo que considera propio.
    Abrazos.
    Saludos desde Compartir Visiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Migue y bienvenido :D es muy raro encontrar una chica que no sea celosa, al igual que los hombres. Los humanos somos muy posesivos con lo que uno quiere, pero algunos ya se pasan a otro extremo e.é

      Saludos

      Eliminar
  6. Me ha sorprendido el final del relato pues no lo esperaba.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charo, jajaja buenísimo que te sorprendiera :3

      Un besote

      Eliminar
  7. Hola :D me ENCANTO el relato y ese final no me lo veía venir para nada. Mil besos :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!! *-* que bueno que te haya encantado <3

      Besotes

      Eliminar
  8. ¡Hola!
    No te voy a engañar, soy una miedosa así que esto me ha puesto un poco nerviosa jaja, eso sí, me ha encantado, transmite un montón :)
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta, jajaja pero por más que seas miedosa me encanta que seas valiente, no muchos les gusta los cuentos de terror y se animan a leerlo. Así que me hace muy feliz que te haya gustado por más que te den miedo :*

      Un besote

      Eliminar
  9. Muy buen relato , la verdad no pensé que fuera a terminar así , ya que la trama es de lo más realista , quien no tiene amig@s a través de esa red social que se convierten en confidentes , pq todas las noches hay charlas en las que te desgranas más que quizás con tu pareja ..muy bueno y sorprendente final ..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola linda, muchas razón tienes, pero como paso en el final. A veces en la realidad es al revés.

      Un abrazo

      Eliminar